Buscar este blog

jueves, 27 de septiembre de 2018

Neuroplasticidad- Galería de Imágenes




Hola Amigos
En esta oportunidad comparto una serie de fotos que preparé para ilustrar la historia misma del concepto de Neuroplasticidad, derivado de los aportes del médico español Santiago Ramón y Cajal.
Las intervine personalmente con fines didácticos.
Pueden utilizarlas libremente. Solo les pido que mencionen Autora y fuente.
Espero que las disfruten











Hasta la próxima Amigos!!!

domingo, 23 de septiembre de 2018

Neurogénesis y Migración Neuronal - Videos Van Aelst Lab, CSHL.



Las inferencias que el injustamente olvidado Padre de la Neurociencia moderna, Santiago Ramón y Cajal, comenzara a realizar a fines del siglo XIX, han resultado corroboradas con cada nuevo estudio que consigue registrar de modo incontrastable los procesos dinámicos de Neurogénesis y Neuro-plasticidad cerebral.

Los neurocientíficos han aclarado el mecanismo utilizado por las neuronas recién nacidas en ratones para migrar hacia áreas muy específicas del bulbo olfatorio.  Saber cómo funciona la reposición neuronal es parte de un esfuerzo mucho más amplio que tiene como objetivo contribuir a la neurogénesis natural, tanto para reparar el tejido dañado o tratar trastornos cerebrales.
Tal es el caso de los vídeos realizados en el Cold Spring Harbor Laboratory (CSHL) de Nueva York, publicados en el Journal of Cell Biology de 31 de octubre de 2017 (Doi: 10.1083/jcb.201703157)
La profesora Linda Van Aelst, describe por primera vez (en ratones) cómo neuronas precursoras del cerebro neonato, llamados neuroblastos, son generadas a partir de un bolsillo permanente de células madre en un área del cerebro llamada V-SVZ para realizar un viaje increíble desde su lugar de nacimiento a través de un túnel señalizado molecularmente, llamado RMS, que la guían hasta su destino en el bulbo olfatorio. 
A lo largo de toda la vida del organismo, las células madre en la zona ventricular-subventricular generan neuroblastos que migran a través del Flujo Migratorio Rostral (o RMS) hacia el bulbo olfatorio, donde se diferencian en interneuronas locales. El largo viaje es posible gracias a dos fuerzas, una tirando desde el frente y la otra empujando desde atrás. Una sola proteína llamada DOCK7 es crucial para orquestar estos dos pasos. Delante del soma, o cuerpo celular de la neurona recién nacida, emerge una proyección filiforme. 
Varias células migran juntas, en el vídeo recuerdan a un grupo de pequeñas lombrices que avanzan lentamente mientras van transformando la forma de sus cuerpos (Video 4 publicado en JCB)                                                                                 

Cada neuroblasto se extiende hacia adelante a través del túnel, guiado por varias señales químicas. Al mismo tiempo, el cuerpo celular rezagado, se impulsa mediante la activación de pequeños motores moleculares que lo empujan desde atrás hacia su destino (Vídeo 10 publicado por JCB)

De este modo, los vídeos, de los que aquí hemos seleccionado solo dos, no solo ofrecen una nueva perspectiva de la doble función de la proteína DOCK7 (Guiar/Impulsar) sino además proporcionan una formidable comprensión de los complejos mecanismos que rigen los pasos emprendidos por los neuroblastos en el viaje de migración hacia el bulbo olfatorio en el cerebro anterior postnatal, cuando “las neuronas se olfatean”.
Hasta la próxima amigos!!!

jueves, 2 de agosto de 2018

Jean Rouch - Filmografía completa - Metadatos



Hola amigos
En esta ocasión comparto con ustedes la lista completa de los films realizados por el antropólogo francés Jean Rouch (1917-2004)
La Filmografía está precedida por un breve escaneo sobre los metadatos emergentes de la lista. Los metadatos son aquellos "datos sobre los datos" que ofrecen información descriptiva relevante sobre tiempo, espacio y contexto.
Los metadatos de la filmografía completa de Rouch, serían aquellos elementos que ofrecen información sobre cuándo y dónde fue producido cada film que admite contextualizarse  con la información publicada por el realizador respecto de cada película de la filmografía. De la comparación de todos los datos emerge información valiosa de cada film y  su autor.
Los críticos y analistas de Cine han escrito mucho sobre Rouch a partir de Crónica de un Verano (1961) película realizada conjuntamente con el sociólogo Edgar Morín, de quien fue su primera experiencia en el cine, mientras Rouch ya había cosechado varios premios en Festivales de Cine Etnográfico, y fue la razón para invitarlo. La breve experiencia de Morín como co-realizador parece no haberle impedido para escribir Cronique d’un film, publicado en Domaine Cínéma I, Interspectacles-Lherminier, París, invierno de1961-1962, para acompañar el estreno de Crónica de un verano.
Cronique d’un film, redactado como un manifiesto, intentó reproducir la presentación del Manifiesto Kinó-Pravda (el cine-verdad de Vertov) que acompañó el estreno de El hombre de la cámara. Morín describe la película Crónica de un verano como una investigación realizada en París y también una experiencia vivida por sus autores y actores. En el texto, Morín sostiene que intenta superar dialécticamente diferentes géneros de cine, en búsqueda de la Verdad.
Sin embargo, muchos antropólogos tenemos razones para inferir que Rouch nunca estuvo del todo de acuerdo con el contenido del Manifiesto de Morín.
Un breve barrido visual de la lista filmográfica nos advierte que, cuando Rouch fue invitado a filmar a París, ya contaba con quince años como realizador de filmes etnográficos, desde 1945.
 El mismo Rouch había comentado en entrevistas que su primera experiencia etnográfica con la cámara al hombro ocurrió luego de un accidente con su trípode, y fue vivida por el antropólogo "como una revelación", que lo impulsó a buscar un camino propio y original para registrar los procesos espontáneos de identidad-alteridad de todo grupo humano.
Otro aspecto llamativo que surge de su filmografía, confirma que, luego de filmar Crónica de un verano conjuntamente con Morín, Rouch no se quedó en París, sino que volvió a su querida Africa para seguir filmando allí.
Está claro que si hubiera estado de acuerdo con los términos expuestos por Morín sobre el cinema-verité, era de esperar que Rouch siguiera desarrollando el tema. En vez de eso, lo hallamos buscando un término superador que describa adecuadamente su abordaje original. Sus artículos y entrevistas mencionan Etno-ficción y Cine-sinceridad, en cambio no hallamos después de 1961 ni una sola mención al cinema-verité como catalizador de elementos discursivos en procura de una Verdad absoluta y elusiva.

Estos hechos documentados abundantemente, nos permiten inferir que, una vez realizada la película Crónica de un verano, Rouch procuró tomar distancia intelectual, además de física, respecto del pomposo manifiesto Cronique d’un film, publicado en el París de 1961. 




Filmografía Completa de Jean Rouch


La rêve plus fort que la mort ( co-director Bernard Surugne,2002)
Faire-part: Musêe Henri Langlois (1997)
Moi fatigué debout, moi couché (1997)
Madame L’Eau (1998)
Cantate pour duex généraux (1990)
Liberté, égalité, fraternité, et puis après… (1990)
Folie ordinaire d’une fille de Cham (1988)
Boulevards d’Afrique (co-director Tam-Sir, 1988)
Enigma (co-directores Alberto Chiantaretto, Marco Di Castri, Daniele Pianciola, 1987)
Brise-Glace (co-directores Raoul Ruiz, Tille Tömroth, 1987)
“Dionysos” (un episodio de Paris vu par…20 ans après, 1984)
  Portrait de Raymond Depardon (co-director André Lenôtre, 1983)                                                                          
 Yenendi Gengel (1982)
Le vieil Anaï (co-director Germaine Dieterian, 1979)
Sini Siddo Kuma (1978)
Ciné-portrait de Margaret Mead (1977)
Fête des Gandyi Bi à Simiri (1977)
Hommage à Marcel Mauss: Germaine Dieterien (1977)
Hommage à Marcel Mauss: Marcel Levy (1977)
Ispahan: letter persanne 1977 (1977)
Badye, the Storyteller (co-director Inoussa Ousseini, 1977)
Makwayela (co-director Jacques d’Arthuys, 1977)
Babatu (1976)
Médecines et médecins (co-director Inoussa Ousseini, 1976)
Rhythme de travail (1976)
Initiation (1975)
Souna Kouma (1975)
Sigui synthese: les cérémonies soixantenaires du Sigui (filmada entre 1966-1974)                                                                                                                                               
Cocorico! Monsieur Poulet (1974)
La 504 et les foudroyers (1974)
Pam Kuso Kar (1974)
Toboy Tobaye (1974)
L’an 01 (co-directors Jacques Doillon, Alain Resnais, 1973)
Dongo Hori (1973)
Hommage à Marcel Mauss: Tara Okamoto (1973)
L’enterrement du Hogan (co-director Germaine Dieterlen, 1973)
VW–Voyou (1973)
Horendi (1972)
Tanda Singui (1972)
Yenendi de Boukoki (1972)
Architectes Ayorou (1971)
Porto Novo–la danse des reines (1971)
Yenendi di Simiri (1971)
Les Tambours d’avant: Tourou et Bitti (1971)
 Mya–la mère (1970)                                                                                                                                
Yenendi de Yantalla (1970)
Petit à petit (1969)
Pierres chantantes d’Ayorou (1968)
Un lion nommé l’amèricain (1968)
Wanzerbe (1968)
Daudo Sorko (1967)
Jaguar (1967)
La goumbe des jeunes noceurs (1967)
Sigui: l’enclume de Yongo (co-directores Germaine Dieterlen, Gilbert Rouget, 1967)
Tourou et Bitti (1967)
 Batteries Dogon–elements pour une etude (co-director Gilbert Rouget, 1966)                                               
Dongo Horendi (1966)
Fêtes de novembre à Bregho (1966)
Koli-Koli (1966)
Sigui année zero (1966)                                                                                                                                    
Gare du Nord” (an episode of Paris vu par…, 1965)
Alpha noir (1965)
 Festival de Dakar (1965)
Jackville (1965)
Les veuves de quinze ans (1965)
 L’Afrique et la recherché scientifique (1965)                                                                                                                                         
Musique et danse des chasseurs Gow (1965)
Tambours de pierre (1965)
“Marie-France et Véronique” (1964)
Le palmier à huile (1963)
Les cocotiers (1963)
Monsieur Albert prophète (1963)
Rose et Landry (co-director Jacques Godbout, 1963)
La Punition (1962)
Abidjan, port de pêche (1962)
Le mil (1962)
Les pêcheurs du Niger (1962)
Urbanismé africain (1962)
Chronique d’un été (co-director Edgar Morin, 1961)
La Pyramide humaine (1961)
Les ballets de Niger (1961)                                                                            
Hampi (1960)
Moi, un Noir (1958)
Moro Naba (1958)
Sakpata (co-director Gilbert Rouget, 1958)
Baby Ghana (1957)
La Chasse au lion à l’arc (filmada 1958-1965, revisada 1965)
Les maîtres fous (1955)
Mammy Water (1955)
Bataille sur le grand fleuve (1952)                                                                                                                       
Les gens du mil (1951)
Yenendi: les homes qui font la pluie (1951)
Cimetière dans la falaise (1951)
Chasse à l’hippopotame (1950)
Les Magiciens de Wanzerbé (co-director Marcel Griaule, 1948)
La Circoncision (1948)
Hombroï (1948)
Initiation à la danse des possédés (1948)
Au pays des mages noirs (co-directores Jean Sauvy and Pierre Ponty, 1947)

Hasta la próxima amigos!!!

domingo, 29 de julio de 2018

Ramon y Cajal II - El Camino del descubrimiento


            Autorretrato de Ramón y Cajal cuando era estudiante de Medicina en Zaragoza. Año 1876


Hola amigos
En esta segunda entrega de la serie sobre Ramón y Cajal he decidido compartir con ustedes algunas escenas del excelente documental sobre la vida del médico e investigador que fuera realizado por la Televisión Española en 1982.
Los nueve capítulos de la serie están disponibles en la página web de la TVE. Sin embargo, agradecemos la oportunidad de ofrecer algunos fragmentos significativos de la serie que muestran las condiciones del laboratorio emplazado en su propio hogar,  y describen el momento del descubrimiento. El Laboratorio de Ramón y Cajal con sus elementos en perfecto estado de conservación se encuentra abierto al público que quiera recorrerlo.  
Las imágenes del documental cajalino también logran plasmar la decisión crucial de literalmente de la mano a los investigadores más prestigiosos de su tiempo a ver por sí mismos en el Congreso de Berlín de 1889 los preparados citológicos que cambiaron el curso de la Historia
También incluí otro fragmento del documental donde defiende la validez de su descubrimiento cuando el paradigma vigente en neurología era diferente.
El autorretrato de 1876 que encabeza esta entrada, realizado cuando las técnicas de imagen estaban en desarrollo, nos revelan a Cajal en una composición absolutamente moderna. 
Sin sus conocimientos previos de Arte, Pintura y Fotografía jamás hubiera podido desarrollar los preparados histológicos que cambiaron la Historia de la Medicina..

Espero sinceramente que disfruten los fragmentos de la serie española de 1982, a quienes agradecemos la gentileza de poder difundirlos y  se ofrecen a continuación:

1 "¿Dónde está la red, (según la teoría reticular) que no la veo? "



 2 Instante del descubrimiento (1888)Las neuronas son individuales


                                     
  3 Defiende el fin del reticularismo, o teoría reticular





                                                  4 Congreso de Berlín de 1889



Hasta la próxima amigos!!!

sábado, 28 de julio de 2018

La deconstrucción y sus frecuentes malentendidos, según Jaques Derrida


Hola amigos.
En esta ocasión me pareció adecuado invitar al blog un artículo del filósofo francés Jacques Derrida publicado por Le Monde en 2004, a pocos días después de su muerte acaecida el 8 de octubre del mismo año.
En este artículo el filósofo procura defender los alcances del término Deconstrucción, que tantos malentendidos ha originado como su autor aclara aquí. Para empezar, nunca quiso proponerlo como un método, ni tiene reglas fijas.
Para definir el uso del término hay que contextualizarlo con otro. “logocentrismo”, definido en De la gramatología (1971: 7) como “etnocentrismo más original”, que "desde hace veinte siglos viene literalmente desplazando todo lo referido al lenguaje natural bajo el nombre de escritura." 
El filósofo se sirve del concepto para discutir los procesos históricos conducentes a toda una “metafísica de la escritura”, como aquel proceso racional derivado del ejercicio de la lectura, que deviene en la fetichización del signo escrito y el subsiguiente desplazamiento del carácter subjetivo de toda voz humana.
Es decir, ya desde las primeras páginas de su obra fundamental, Derrida establece una diferencia entre Oralidad (que aquí es referida como “lenguaje natural”) y la Escritura mediante signos que devienen en fetiches.
Esta confusión sobre los alcances de un término para recuperar el sentido oral y subjetivo de la comunicación humana, que no obstante resulta aplicado sobre los textos escritos, es criticada aquí por su autor.
La confusión sobre si acaso tal deconstrucción (un separar los elementos fundamentales para generar una mirada diferente sobre las cosas) merece aplicarse sobre las estructuras cerrada del lenguaje escrito, quizás pueda aclararse teniendo en cuenta que la Oralidad (o lenguaje natural según Derrida) precedió a la Escritura durante miles y miles de años. Sin embargo, la introducción de la Escritura, como sabemos, marcó una divisoria de aguas entre la Historia y la Pre-historia, introduciendo así un modo de ver las cosas que es definido por el filósofo como una suerte de Etnocentrismo de la palabra escrita.
Esta idea respecto de una deconstrucción que “se sale de la historia” para volver a las fuentes orales de la filosofía está presente en este artículo.

Espero que lo disfruten, así como de las imágenes escogidas para acompañarlo.

Elegí estas imágenes porque, si hubo un ámbito donde el término Deconstrucción resultó fructífero fue en Artes plásticas. Acompaño el artículo de Derrida publicado en Le Monde con una serie de imágenes donde Malena Valcárcel y Damián Ortega parten de textos impresos como material para reflexionar sobre aspectos cotidianos de la Vida que exceden toda escritura.



¿Qué es la deconstrucción?   Por Jacques Derrida

Hay que entender este término, “deconstrucción”, no en el sentido de disolver o de destruir, sino en el de analizar las estructuras sedimentadas que forman el elemento discursivo, la discursividad filosófica en la que pensamos. Este analizar pasa por la lengua, por la cultura occidental, por el conjunto de lo que define nuestra pertenencia a esta historia de la filosofía.
La palabra “deconstrucción” existía ya en francés, pero su uso era muy raro. A mí me sirvió en primer lugar para traducir un par de palabras: la primera que viene de Heidegger, quien hablaba de “destrucción”, la segunda que viene de Freud, quien hablaba de “disociación”. Pero muy pronto, naturalmente, intenté señalar de qué modo, bajo la misma palabra, aquello que llamé deconstrucción no se trataba simplemente de algo heideggeriano ni freudiano. He consagrado no obstante bastantes de mis trabajos para marcar una cierta deuda tanto con Freud como con Heidegger, y al mismo tiempo una cierta reflexión sobre aquello que llamé deconstrucción.
Es por esto que soy incapaz de explicar lo que es la deconstrucción, para mí, sin recontextualizar las cosas. Fue en el momento en que el estructuralismo era dominante cuando yo me comprometí en mis tareas, y con esa palabra.
La deconstrucción se trataba también de una toma de posición con respecto del estructuralismo. Por otro lado, fue en el momento en que las ciencias del lenguaje, la referencia a la lingüística y el “todo es lenguaje” eran dominantes.
Es aquí, hablo de los años 60, que la deconstrucción comenzó a constituirse como… no diría antiestructuralista, sino, en todo caso, desmarcada con respecto del estructuralismo, y protestando contra dicha autoridad del lenguaje.

Es por esto que siempre me he sorprendido y a la vez irritado ante la asimiliación tan frecuente de la deconstrucción a ¿cómo decirlo? un “omnilingüistismo”, a un “panlingüistismo”, un “pantextualismo”.
La deconstrucción emerge de lo contrario.
Yo comencé protestando contra la autoridad de la linguística y del lenguaje y del logocentrismo.
Siendo que para mí todo comenzó, y ha continuado, por una protesta contra la referencia lingüística, contra la autoridad del lenguaje, contra el “logocentrismo” palabra que he repetido y recalcado, ¿Cómo puede ser entonces, que se acuse tan a menudo a la deconstrucción de ser un pensamiento para el que sólo hay lenguaje, texto, en un sentido estrecho, y no realidad? 
Es un contrasentido incorregible, aparentemente.

Yo no he renunciado a la palabra “deconstrucción”, porque implica la necesidad de la memoria, de la reconexión, del recuerdo de la historia de la filosofía en la que nosotros nos ubicamos, y no obstante, pensar en salir de dicha historia.
Por otro lado, lleve a cabo ya muy temprano la distinción entre la clausura y el fin. Se trata de marcar la clausura de la historia, no de la metafísica globalmente — nunca he creído que haya una metafísica; esto también, es un prejuicio corriente. La idea de que haya una metafísica es un prejuicio metafísico. Hay una historia y unas rupturas en esta metafísica. Hablar de su clausura no conduce a decir que la metafísica haya terminado.
Así entonces, la deconstrucción, la experiencia deconstructiva, se coloca entre la clausura y el fin, se coloca en la reafirmación de lo filosófico, pero como apertura de una cuestión sobre la filosofía misma. Desde este punto de vista, la deconstrucción no es simplemente una filosofía, ni un conjunto de tesis, ni siquiera la pregunta sobre el Ser, en el sentido heideggeriano. De cierta manera, no es nada. No puede ser una disciplina o un método. A menudo se la presenta como un método, o se la transforma en un método, con un conjunto de reglas, de procedimientos que se pueden enseñar, etc.
No es una técnica, con sus normas y procedimientos. Desde luego pueden existir regularidades en las formas en que se colocan cierto tipo de cuestiones de estilo deconstructivo. Desde este punto de vista, creo que esto puede dar lugar a una enseñanza, tener efectos de disciplina, etc.
Pero en su principio mismo, la deconstrucción no es un método. Yo mismo he intentado interrogarme sobre aquello que puede ser un método, en el sentido griego o cartesiano, en el sentido hegeliano. Pero la deconstrucción no es una metodología, es decir, la aplicación de reglas.
Si yo quisiera dar una descripción económica, elíptica, de la deconstrucción, diría que es un pensamiento del origen y de los límites de la pregunta “¿qué es…?”, la pregunta que domina toda la historia de la filosofía. Cada vez que se intenta pensar la posibilidad del “¿qué es…?”, plantear una pregunta sobre esta forma de pregunta, o de interrogarse sobre la necesidad de este lenguaje en una cierta lengua, una cierta tradición, etc., lo que se hace en ese momento sólo se presta hasta un cierto punto a la cuestión “¿qué es?”
 Y esto es la diferencia de la deconstrucción. Ésta es, en efecto, una interrogación sobre todo lo que es más que una interrogación.
Es por ello que vacilo todo el tiempo en servirme de esta palabra. Lleva consigo sobre todo aquello que la pregunta “¿qué es?” ha dirigido al interior de la historia de Occidente y de la filosofía occidental, es decir, prácticamente todo, desde Platón hasta Heidegger.
Desde este punto de vista, en efecto, uno ya no tiene absolutamente el derecho a exigirle responder a la pregunta “¿qué eres?” o “¿qué es eso?” bajo una forma corriente.
Jacques Derrida

(Le Monde, 12 de octubre de 2004)

Nota del blog: Las letras cursivas son personales, no están en el artículo original.