Buscar este blog

lunes, 11 de abril de 2016

Lo que revelan los manuscritos originales de Charles Darwin



Hola amigos. La fascinación que ejercen los manuscritos personales no pierden su vigencia en los tiempos del Chat. En esta ocasión comparto con ustedes el enlace de un docuemtal de Nat Geo que propone el seguimiento de las ideas sobre la evolución biológica en un jóven clérigo anglicano, a partir de la lectura de sus diarios de viaje originales.

Se trata del diario del viaje alrededor del mundo que Charles Darwin realizó entre 1831 y 1835 a bordo del Beagle, el barco que comandaba Robert Fitz Roy. Darwin describió allí las especies animales y vegetales, así como las costumbres de los habitantes de los territorios que exploró. Varias páginas hacen referencia a la Argentina en tiempos de Juan Manuel de Rosas.


       Portada del manuscrito sobre el Origen de las Especies 
          publicado en 1859


Los diarios de viaje de Darwin se publicaron por primera vez en Gran Bretaña en 1839. Recién se publicaron en español 1921 en dos tomos y el título Viaje de un naturalista alrededor del Mundo. 
Si tienen curiosidad, el texto  de amena lectura está disponible en Internet

La originalidad del abordaje  en el vídeo está dada por el seguimiento que coordina la ruta de viaje realizada por un joven Darwin, y sus apuntes reflexivos sobre los espacios visitados. En el documental se entrevista a científicos argentinos como el geólogo Víctor Ramos.Los manuscritos con apuntes originales  permiten el seguimiento de los cambios de pensamiento que las impresiones sobre el terreno produjeron en Darwin, ya que las primeras páginas están escritas desde la mirada de un  clérigo recién recibido, y cómo las experiencias vividas y las observaciones realizadas le permitieron reformular las ideas de su abuelo, el naturalista Erasmo Darwin.  



                                      Joven Darwn dibujado por George Richmond en 1840



Como antropóloga no puedo dejar de reflexionar en cómo el germen de la idea evolutiva se vinculó con la imagen de un árbol con muchas ramas que se le ocurrió al joven Darwin,, cuando la idea dominante de la época respecto al orden de las especies era la de una cadena de seres  obviamente de carácter lineal, en la que el hombre era la culminación de la obra divina.

Comenta en su diario que la imagen del árbol (al que llamó el árbol de la vida, clara síntesis de ideas religiosas y naturalistas) le resultó inspiradora y fue guiando sus investigaciones cotidianas hasta la publicación del manuscrito muchos años después, lo que me hace pensar en cómo las ideas resultan de percepciones predominantemente visuales y solo con posterioridad uno las va volcando en palabras como proceso secundario. 





  Árbol de la vida dibujado por Darwin en su diario de viaje en julio de 1837, más de veinte años antes de publicar su obra sobre el origen de las especies


Espero que disfruten el documental, de menos de una hora, adecuado para disfrutar en estos primeros días de otoño:






                                                                                   Hasta la próxima amigos!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario